Robótica Made in Spain: Aisoy

Cuando pensamos en inteligencia artificial, robots o en robótica, a muchos la mente se nos va a países como Estados Unidos o Japón, los cuales sin duda están apostando fuerte desde hace años por la I+D en estas materias.

Por ello, me ha llamado agradablemente la atención descubrir que en España hay empresas destacadas y pioneras en esta materia, como Aisoy, que están participando con gran repercusión en concursos internacionales de robótica, y exportando a todo el mundo su interesante y sorprendente robot Aisoy. En 2013 ganaron el Premio Emprendedores 2013 de la Fundación Everis.

Aisoy es pequeño robot social e inteligente con múltiples aplicaciones para el ocio, y para la educación. Aisoy es sensible al tacto, puede ver y reconocer personas, oir, hablar y entender castellano, inglés, francés y catalán, relacionarse con personas de forma emocional, relacionarse con otros Aisoy o incluso con otros robots que utilicen el sistema operativo ROS. También se puede interactuar con el a distancia a través del sistema de domótica z-wave que lleva incorporado.

 

La principal característica de Aisoy, que le diferencia de otros robots, queda perfectamente explicada en este fragmento de texto (extraído del artículo cuyo enlace os adjunto al final por si queréis ampliar información):

Los robot Aisoy permiten un diálogo fluido, coherente y totalmente razonado con el usuario. Son capaces, además, de aprender de manera automática e incorporan un motor emocional que afecta a su toma de decisiones y a las respuestas que se puedan derivar de la interacción con el usuario.

Las continuas mejoras al producto que han permitido dotar a los androides de un realismo casi inexistente hasta nuestros días: se ha mejorado el motor emocional que permite, basándose en las principales teorías emocionales, tomar decisiones coherentes; mejoras en la medición de valores, posibilitando que los robots no sean exactamente iguales, si no que evolucionen de diferente manera en función de las circunstancias; mejoras, también, en el comportamiento social del robot, proporcionando al androide la facultad de cooperar y competir con otros robots y personas; en su arquitectura, intentando que cerebro y corazón estén claramente diferenciados; o en el avance respecto de los contenidos. Tales progresos han concedido a este producto una diferencia plausible respecto de la competencia, al ser casi veinte veces menos costoso y disponer de prestaciones mucho más potentes y útiles.

Los creadores de Aisoy van más allá y, a raíz de su investigación, creen que es concebible separar el corazón emocional y decisional del robot en un producto adicional que permita dotar de vida y contenido emocional a todo tipo de objetos lo que supondría una verdadera revolución.

Se puede adquirir un Aisoy desde unos 250€ (sin ensamblar), hasta unos 289€ (ensamblado), un precio increíble para la tecnología que lleva incorporada, y que permite que un aisoy pueda llegar a muchos hogares.

Muchos colegios han sabido ver la gran utilidad educativa de Aisoy. No en vano, son muchas las unidades vendidas a centros educativos, sobre todo en Francia y España. Desde el ensamblaje (como ya hemos comentado, se puede adquirir montado o desmontado), hasta a la programación informática que se le quiera incluir, para experimentar y aprender aumentando y modificando sus prestaciones, Aisoy resulta ideal para iniciarse y avanzar en robótica e informática e incluso para practicar idiomas.

He tenido la oportunidad de probar uno, y la verdad es que me resultó increíble tener una conversación a ese nivel, con lógica y respuestas coherentes. La interacción es tan natural que casi asusta. Realmente me impresionó, y eso que el que probado era uno de los primeros prototipos que sacaron en 2009. Por lo que he investigado, los modelos actuales son aún mejores.

Si tenéis curiosidad y queréis saber más sobre este sorprendente robot, os dejo dos enlaces:

Página oficial de Aisoy>>

Artículo en fundacioneveris.com>>

No hay comentarios aún

Deja un comentario

Translate »